La vulnerabilidad, con código CVE-2021-24084, fue reportada por el investigador Abdelhamid Naceri durante el mes de octubre del pasado año 2020. Dicha vulnerabilidad permitía inicialmente el acceso a ficheros arbitrarios del sistema, incluso sin disponer de permisos para acceder a estos. Esta consistía en la copia de cualquier fichero a una ruta específica, con la extensión CAB, el cual podía ser abierto y leído evadiendo la restricción impuesta. Desde entonces, la vulnerabilidad no ha sido corregida, a pesar de que Microsoft asignó un identificador CVE y planificó su corrección para el pasado mes de abril.